Trucos para cortar la cebolla sin llorar

El sabor único que la cebolla aporta a un buen sofrito, a una tortilla o a muchas otras comidas lo aprecian desde los morros más finos a los menos delicados. Sin embargo, todos hemos sufrido alguna vez un ataque de llanto por culpa de una cebolla que, nada más hincarle el cuchillo, despide sus vapores lacrimosos. Si queremos intentar evitarnos al máximo esto mismo, hoy en el blog os dejamos unos cuantos trucos para cortar la cebolla sin llorar.

Para que cada vez que pelemos una cebolla no tengamos que pasar por este trauma, no es necesario ponerse a cortarla con gafas de bucear. La alinasa es la sustancia que emite una molécula denominada propanotial. Es algo parecido a un aceite esencial que captamos con la nariz y tiene características sulfuradas. Para evitar esa invasión, los especialistas recomiendan algunos trucos no muy complejos.

Guardar la cebolla en el congelador o embadurnar en vinagre el cuchillo

Meter la cebolla en el congelador durante unos minutos o, incluso, en la nevera, puede ayudar a que ese gas no llegue a nuestra nariz mientras las cortamos. Otra opción sería meter la cebolla bajo un grifo de agua muy fría.

Para evitar que los vapores lleguen a la cabeza, mucha gente se pone a cortar la cebolla justo debajo del extractor de la cocina. Y otros prefieren empapar un cuchillo en vinagre antes de hincarlo en la cebolla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies